Breves

El diseño como configurador de sentidos

  • Publicada 07.2017

Kolding

Entre 19 y 21 de septiembre de 2017, se llevará a cabo un encuentro sobre investigación en la Escuela de Diseño de Kolding (Dinamarca). En esta oportunidad, se explorarán las ideas de Bill Hillier y su provocativo “How is design possible?” (1974) y su reciente “Space Is the Machine: A Configurational Theory of Architecture” (2015). En su teoría, Hillier contrapone dos ideas: por un lado, la que explica que el diseño es un proceso legítimamente intuitivo; por el otro, la que lo explica como una operación que “es intuitiva por defecto” y suceptible a un procedimiento sistemático. Hillier planteó estas ideas en el contexto de la sintaxis espacial y de la planificación urbana, y luego fueron bien acogidas por el diseño industrial. Hillier sostiene que al tratar con “la configuración” (la forma del significado) los diseñadores están participando en un proceso no discursivo: “no tenemos palabras ni conceptos que describan en nada cómo es la complejidad en la que creamos y luego experimentamos en el mundo real”. Esta es una manera sofisticada de decir que “uno debe usar mil palabras para describir una sola imagen”. Más palabras aún, se necesitan para el proceso de creación.

Años más tarde, Scott-Swann y Luchs (2011) identificaron nuevas vías para la investigación sobre el diseño de productos al advertir que la mayoría de las investigaciones son “de naturaleza conceptual y que hay pocos estudios que hayan examinado empíricamente las relaciones entre la forma, la función y la respuesta del consumidor”. Incluso el mismo modelo de Hillier que toma la sintaxis espacial e intenta cuantificar las relaciones espaciales en el diseño. Esta cuestión apunta a un núcleo central, que el diseño es algo del orden de lo no discursivo. Sin embargo, la gran mayoría de las investigaciones se centran en esa parte del diseño que Hillier llama “llevar lo no-discursivo al plano de lo discursivo”. Esto es lo que sostienen Scott-Swann y Luchs: mientras que partes del proceso del diseño pueden ser representadas (aspectos técnicos, de procedimiento), el núcleo del diseño y lo visual es descuidado así como las respuestas que puediera ofrecer el consumidor.

Los formatos naturales preferidos por la investigación científica en diseño han tendido a las fórmulas estructurantes de la literatura, hipótesis, métodos, datos y análisis. ¿Pero entonces, este es formato apropiado para la investigación del diseño? Incluso la investigación cualitativa tiende hacia un modelo hipotético-deductivo en el que se intenta convertir los datos cualitativos en algo cuantitativo. Esto se observa, por ejemplo, en el caso hipotético de un estudio sobre la naturaleza del diseño de un producto: ¿cómo podría tratarse esto? Como David Pye (1964) señala: una investigación basada en entrevistas con diseñadores, no capturaría el carácter de la cuestión. Las encuestas cuantitativas de los usuarios simplemente miden las percepciones de los objetos y no viceversa. No hay una “teoría” del diseño capaz de captar la condición cuantitativa de un producto (proporción, volumen, color y textura). Así, parecería que un tema cualitativo estaría por fuera de la discusión si no encaja en los patrones que utilizan las ciencias naturales o las ciencias sociales.

Sin pretender reducir la legitimidad de las ramas existentes de investigación en diseño, la conferencia tendrá el objetivo de mostrar cómo se puede analizar, discutir y teorizar sobre el diseño cualitativo, la parte del diseño que existe en los dibujos y la fisicalidad de los productos, pero que no está cuantificada en la investigación científica. Más información en, designskolenkolding

DICOM Maestría en Diseño Comunicacional | FADU Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo | UBA Universidad de Buenos Aires